Tratamientos térmicos al vacío

Los tratamientos térmicos permiten modificar la estructura de una amplia variedad de aceros, al modificar la estructura se modifican también las propiedades mecánicas de los aceros, mejorando con ello esfuerzos de cedencia, tenacidad, esfuerzo a la fractura, desgaste.

La modificación estructural de los aceros se realiza con base en diagramas de equilibrio termodinámico (DET) y curvas especificas de la cinética de la transformación (TTT).

Para modificar estructuralmente los aceros realizamos los siguientes tratamientos térmicos:

 

Temple al vacío

La operación consiste en incrementar la temperatura hasta la región de transformación austenítica (DET), en un ambiente de alto vacío, para después enfriar, suficientemente rápido, por medio del ingreso de  nitrógeno presiones que pueden alcanzar hasta 2 Bar. La rapidez de enfriamiento se realiza de  acuerdo con las especificaciones del tipo de acero (DET).

 

Revenido

La temperatura de las piezas de acero después del temple puede alcanzar la temperatura ambiente, la operación de revenido implica calentar nuevamente la piezas, de acuerdo con los diagramas DET, está operación permite homogeneizar las propiedades mecánicas en las piezas. Las especificaciones del tipo de acero (DET), permite identificar la temperatura de revenido. En TERMOINNOVA podemos realizar el revenido en los hornos al vacío o en muflas.

 

Recocido

Los tratamientos de recocido se practican para relajar esfuerzos internos y ajustar propiedades mecánicas, generalmente incluyen la modificación de la estructura de granos en el material. El tiempo y la temperatura del recocido se realiza de acuerdo con los diagramas de cinética de transformación de la estructura de granos. En TERMOINNOVA podemos realizar el recocido en los hornos al vacío.

 

Relevado de esfuerzos

El tratamiento térmico de relevado de esfuerzos permite ajustar esfuerzos internos producidos por diversos procesos anteriores, tales como solidificación, temple, forja, entre otros. El incremento de temperatura en un ambiente de vacío permite mantener una alta calidad de la superficie.